Sonoridades
« Nota anterior
Nota siguiente »
Con los pies en la suela
por Alejandro Feijóo

La cosa no está para tomar frío. Así que ponete algo en los pies, dale al play y disfrutá del protagonismo que tienen las zapatillas (y calzados similares) en nuestra selección musical de este número.

Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado
“Nike es la cultura”
El tesoro de los inocentes (bingo fuel) (2004)

Como si no hubiera sido suficiente con la tragedia de diciembre de 2001, los argentinos sumaron ese año una decepción de las que inauguran traumas nacionales: la separación de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. La religión ricotera perdía a los Maestros de su Iglesia, y no alcanzaba con ir una y otra vez de regreso a Oktubre: las misas exigen corporeidad. La herida fue parcialmente subsanada un tiempo después, con la aparición del primer álbum solista del Indio Solari. Su tema de apertura traía los aromas de antaño, aunque acaso desgastados de tanto adecuarse al molde. No obstante, el sacerdote mantenía aún sus dotes proféticas: “Operarios con salarios de miseria, ¿dirás… que me importa eso? Tengo trece o quince años”. Y así están hoy las calles llenas de Rappi, de Glovo, saltándose los semáforos en rojo con tal de optimizar el centavo.

 

 

Amy Winehouse
“Fuck Me Pumps”
Frank (2003)

Con motivo de la muerte de Amy Winehouse, en ENEUR ensayamos una explicación que no sirvió más que para agrandar su ausencia. Ángel del RnB para unos, sobrevalorada para otros, lo cierto es la chica de Camden nos dejó un puñado de canciones memorables con las que entristecernos a gusto. La presente es uno de los singles de su álbum debut, una melodía sencilla, casi naif, en la que Amy describe con ironía las venturas y desventuras de las chicas con zapatos de taco alto. En el video vemos cómo a medida que avanza la cantante, el cable del micrófono se hace más y más corto. Como la vida misma.

 

 

Jerry Lee Lewis
“High Heel Sneakers”
High Heel Sneakers (single, 1964)

El papi de los headbangers y las caderas quebradas grabó originalmente este tema en 1964. Mientras muchos de los grandes grupos de esa década daban sus primeros pasitos de bebé en su romería al estrellato, Jerry Lee Lewis ya había vivido varias vidas: conoció el triunfo, el escándalo y la tragedia más o menos a partes iguales. La pieza en cuestión había sido escrita el año anterior por Tommy Tucker, un blusero exboxeador de Ohio, cuya temprana muerte la impidió asistir a la declaración de su tema más célebre como un “clásico del blues” por The Blues Foundation. Tras el excesivo Jerry Lee Lewis, muchos otros monstruos pasaron por los estudios a dar su propia versión del asunto: Elvis Presley, Janis Joplin, The Rolling Stones, The Beatles y un tal José Feliciano.

 

 

Steely Dan
“Bad Sneakers”
Katy Lied (1975)

Formalmente complejos para el universo pop y estrictamente diáfanos en su ánimo de iluminar la realidad, Steely Dan inició su trayectoria a comienzos de la década de los años setenta. El éxito llegó tan pronto que Donald Fagen y Walter Becker se refugiaron enseguida en las cuatro paredes del estudio de grabación, superficie suficiente para que por allí rularan amores, odios y otras drogas duras. Su cuarto álbum contenía esta “Bad Sneakers”, de aires jazzísticos y coros angelicales, y una letra que nos pasea por Nueva York armados de zapatillas feas, un esmoquin blanco y una gran cantidad de dinero para gastar.

 

 

El canto del loco
“Zapatillas”
Zapatillas (2005)

El cuarteto madrileño liderado por Dani Martín reventó literalmente las radios hispanas con este hit de 2005. Por aquel entonces la madre patria disfrutaba de una primavera financiera que, no tan secretamente, ya gestaba en su vientre el bebé de Rosemary, es decir, la fabulosa estafa inmobiliaria que estalló poco después y cuyas víctimas supernumerarias aún se siguen contando. En ese contexto de euforia fantasmagórica, el aire macarra de Martín y compañía encajó como un guante en el seno de una juventud que ya comenzaba a sospechar de su papel de rebaño. Y que el no poder entrar “en tu garito con zapatillas” escondía otra suerte de exclusión. La historia los absolvió.