Sonoridades
« Nota anterior
Nota siguiente »
Balcones musicales
por Alejandro Feijóo

Desde el cielo hasta el suelo, pasando por los balcones y superficies aledañas, surgen las propuestas videomusicales de este número.

Elvis Costello & Brodsky Quartet
“I Almost Had A Weakness”
The Juliet Letters (1993)

La anécdota es formidable. Durante años personas de todo el mundo escribieron cartas dirigidas a “Julieta Capuleto”, la inmortal adolescente creada por Shakespeare. Cartas reales cuyos remitentes ignotos dirigían a un personaje de ficción. Un profesor de Verona, de forma anónima, comenzó a encargarse de responder dichas misivas. La historia, relatada brevemente por un periódico local, cayó en manos del múltiple Elvis Costello, quien ideó junto a The Brodsky Quartet un disco basándose de forma imaginaria en el contenido de dichas cartas. “I Almost Had A Weakness”, una composición de Michael Thomas, creador y violinista del cuarteto, narra a ritmo de tango la respuesta de una tía excéntrica a una carta de súplica. Probablemente dictada al borde del famoso balcón.


 

 

Sui Generis
“Natalio Ruiz, el hombrecito del sombrero gris”
Vida (1972)

La historia es bien conocida: dos jovencitos ignotos marcaron un antes y un después en el “rock nacional” con este álbum electroacústico producido por Billy Bond y presentado en vivo en la tercera edición de BARock. Desde entonces, el nombre de Charly García se convirtió en sinónimo de muchas cosas, desde la genialidad hasta… todo lo demás. Este tema, con letra de Carlos Piégari y música de García, relata la trayectoria vital del hombre gris que ninguno de los jóvenes de la época debían ser en su adultez, tan temerosos de la pasión que iban “del balcón de su amada a su casa a escribir esos versos de un tiempo que mi abuelo vivió”.


 

 

Madonna
“Don't Cry For Me Argentina”
Evita (1997)

Esta es la historia de Eva Perón contada a aquellos que creen que la capital de Argentina es Río de Janeiro. No hay muchas otras explicaciones a tanta licencia poética en la creación de Tim Rice y Andrew Lloyd Webber para el musical homónimo estrenado a finales de la década de los años setenta. Revisionismos aparte, la canción y todo el show constituyeron un éxito mundial, con infinidad de temporadas ininterrumpidas en cartelera. Tanto fue así que el recientemente fallecido Alan Parker tomó años después las riendas de su versión cinematográfica, protagonizada por Madonna y Banderas, en el papel del Che Guevara. A pesar del suceso de la cinta es de justicia recordar que hay más rigor histórico en un solo minuto de Bombita Rodríguez que en las más de dos horas que dura esta película.


 

 

Leonard Bernstein y Stephen Sondheim
“America”
West Side Story (1961)

A falta de balcones, buenas son las terrazas. Y máxime cuando se trata de una de las escenas más gloriosas del cine musical de todos los tiempos. En una coreografía perfecta, un grupo mixto de inmigrantes puertorriqueños desgrana las bondades (ellas) y las maldades (ellos) de vivir en Estados Unidos, a.k.a. América: de un lado, el consumo en cuotas, los rascacielos, los grandes Cadillacs y la libertad; del otro, el hacinamiento en viviendas míseras, el racismo y los empleos de segunda categoría. Esta suerte de payada centroamericana, no exenta de carga erótica, concluye de la mejor manera. Como los personajes no se leen la obra, no sabían que pocas horas después se consumaba la tragedia.