Sonoridades
« Nota anterior
Nota siguiente »
Inconfesables: Jimmy Somerville
Lo que no se puede confesar, como dice la canción, es ilegal, es inmoral o engorda. En su defecto, tiene su lugar en esta columna de la revista.

A esta altura de los Inconfesables, no es necesario poner ninguna excusa. Por estos lados del globo terráqueo, los (ahora) míticos años ‘80 entraban en su etapa final y empezaba a darle lugar a los (posteriormente) ignominiosos ‘90, con su cultura del despilfarro, la soberbia, la farándula, el exhibicionismo obsceno. Justo en ese momento, y no en otro, fue cuando a Jimmy Somerville se le ocurrió la brillante idea de grabar un cover. No eligió cualquier tema de cualquier músico, sino que fue directo al hueso de su militancia por los derechos homosexuales: You make me feel (Mighty real) de Sylvester, con toda razón apodado “La Reina del Disco”. Pues hete aquí, lectora/lector, que cuando el cover empezaba a sonar, el cuerpo acusaba la electricidad punchi punchi de los beats y pugnaba por darle rienda suelta al baile. No era, por entonces, una música que uno se vanagloriara de escuchar y, quizás por ello, era aún más pegadiza. Como si mantenerlo secreto fuera no una forma de neutralizarla sino, por el contrario, una forma casi adictiva de disfrutarla.

 

You make me feel (mighty real) - Jimmy Somerville