Editorial
 
 

Ahora tenemos el diario del lunes. Ya atravesamos, de uno u otro modo, alguna de las formas de la tristeza; cincelamos el dolor con recuerdos, charlas, anécdotas, discusiones. En el momento de su muerte no sólo se habla de sus piernas, de su pie izquierdo, de la magia encerrada en un botín; de nuestro botín robado por la guadaña implacable de La Parca. En la vorágine de palabras resaltan sus miradas hechas foto; se resignifican, habiendo terminado su vida, con la certeza de que todo lo que sabemos y opinamos no es más que volver a caer en la trampa: toda vida es inasible aunque creamos domesticarla. Y no hay que ir muy lejos en busca de ese otro, nuestra propia vida es inasible. La incerteza del fin (cuándo, dónde, cómo) la hace imposible desde el vamos. Las miradas del niño que devino joven, adulto, adulto mayor y difunto, a una edad en la que la mayoría de la población está económicamente activa, en tanto fuerza productiva; engranaje de la plusvalía.

Cronológicamente, empieza con alguna foto de su temprana infancia, con retazos de barro; sigue con su ya célebre sueño de jugar un Mundial, sueño hecho realidad, y con creces, por el deseo decidido; aún detrás del velo de la pobreza y la vergüenza por enfrentar la cámara de televisión. Sus miradas recorrerán muchos hambres; el retorno al potrero; la ebullición de ir concretando, finta a finta, el camino de la gloria; el ser glorificado, elevado a la categoría dios; sostener su pertenencia de clase; sobrevivir a los excesos, los desvaríos, las hienas sedientas de cualquiera de sus sangres, la violencia, el desprecio, los millones, el tumulto constante, la pérdida de la intimidad, el cielo con las manos.

Sus últimas miradas son las de un hombre que ha perdido el hambre; que se sostiene, con la mayor dignidad posible, sobre los pies de barro que, bien lo sabemos, son el punto flaco de todo ídolo; de todos y cada uno, sin excepción. El vacío, en su increíble esplendor, poniendo la pupilas en modo nulo. Porque de eso se disfraza el vacío voraz: de la nulidad; una de las mayores formas de exclusión; una de las prisiones de máxima seguridad en la que queda atrapado lo vital.

Cuando lanzamos la aventura ENEUR a la web, la llegada futura de algunos de los números nos abría incógnitas: ¿de qué hablaremos cuando lleguemos al 17, La Desgracia? ¿Y el 51, El Serrucho? El 3 es San Cono, parece imposible. El 44, La Cárcel. Entonces pensaba en asesinos seriales; en entrevistar a Robledo Puch; me producía náuseas la tentación de entrevistar a un represor, asesino despiadado por antonomasia; elucubrar alrededor de los lazos, los puntos de contacto entre el mundo de los presidios y el de los loqueros, los geriátricos, los institutos de menores, todas las maneras de ser internados. Pero si algo no tenía en perspectiva entonces era pensar la cárcel, patrón de oro del encierro, con la forma de una pandemia, cuarentena que rompe su propia definición para extenderse (sin final cierto posible) hacia el infinito. Tampoco como las prisiones de la neura, que pueden trasmutar la vida en presencias inesperadas de ser recluso; con la muerte como la última de las residencias, abajo, tumbado, tan solo a solas como nunca. Esta editorial cambió su rumbo, inesperadamente, para encontrarse con otra perspectiva desde la cual mirarnos. Una invitación a tomar las riendas de la vida para que el camino hacia el final inexorable sea la aventura de construirnos juntos. Aunque lo tanático tenga que ser parte del precio. Al final de nuestras vidas, apuesto doble contra sencillo, nos habremos hecho nuestro mundo mucho mejor.

Inconsciente colectivo
100 años de 'Más allá del principio del placer'
por Lionel F. Klimkiewicz

Se cumplen cien años de la publicación de unos de los textos esenciales del psicoanálisis, de cuya innegable vigencia trata esta presentación.

Leer [+]
Todo preso es político
Gramsci en la cárcel
por Diego Singer

Los Cuadernos de la cárcel, de Antonio Gramsci, revelan el arrojo teórico de una mente que el encierro no consiguió detener.

Leer [+]
Sangro, lucho y pervivo
Notas sobre la libertad
por Andrea Barone

Las voces de la infancia llegan escritas en paredes o en forma de canciones; bosques de la niñez, donde el claro de la libertad viene al encuentro.

Leer [+]
Ni los barrotes
Libros entre rejas
por Alejandro Feijóo

Han sido muchos los escritores que, estando entre rejas, han encontrado la libertad produciendo algunas de las obras más potentes y estremecedoras de la literatura universal.

Leer [+]
Control remoto
La necesidad de estar mal equipado
por Jota G. Fisac

El control de la herramienta creativa puede convertirse para el artista en una cárcel sin barrotes que lo separe de la esencia de su expresión.

Leer [+]
José Mercado
Estado de la cuestión III
por Martín Jali

Les ofrecemos una nueva entrega de cómo el algoritmo obtura nuestra voluntad para convertirla en un grito de guerra: “No estoy solo, puedo salir a comprar”.

Leer [+]
To beat or not to beat
Beatniks: acá, allá y en todas partes
por Javier Martínez

En el recorrido de las biografías de escritores beatniks propios y ajenos se traza el mapa de una época efervescente, marcada por el riesgo y la ruptura.

Leer [+]
Rock con traje a rayas
Canciones carcelarias
por Alejandro Feijóo

En su empeño por anular la libertad que tanto anhela, el ser humano construye una y otra vez encierros que por deseados se vuelven realidad.

Leer [+]
Walk the line
Video sorpresa

El paso por la cárcel bien puede destruir una vida, aunque en este caso nos encontramos con que una inusual visita al presidio sirvió de catapulta a la eternidad.

Leer [+]
Dos por uno
Largas duraciones
por Alejandro Feijóo

En un mundo dominado por la epifanía de lo efímero, el rescate de los discos dobles puede sonar como la reivindicación del anacronismo conceptual. Y acaso lo sea.

Leer [+]
Pop rasgado
City pop
por Tadeo Martínez Dessaner

El mundo de los géneros y subgéneros musicales es tan frondoso que su estudio exhaustivo nos impediría ocuparnos de la música propiamente dicha. Pero nuestro joven redactor no se amilana ante nada.

Leer [+]
Ahí viene la plaga
Inconfesables: Los Teen Tops
por Javier Martínez

Hay confesiones que precisan deshojarse cual margaritas color sepia hasta dar con el centro mismo de aquello que solo puede enunciarse mucho tiempo después.

Leer [+]
Extraña pareja
Par impar: Luciano Pavarotti + James Brown

Hay parejas de lo más desparejas que el paso del tiempo convierte en uniones naturales con resultados de lo más sorprendentes.

Leer [+]
Cosmigonón
Plástica: Remedios Varo en el MALBA

La muestra de Remedios Varo en el MALBA nos revela a una artista maravillosa cuya obra intimista se despliega hacia el cosmos de la imaginación.

Leer [+]
Llamalo a Saúl
La culpa es de mi abogado
por Federico Delgado

El repaso a la vasta filmografía carcelaria abre una reflexión acerca del encierro inesperado al que nos hemos visto abocados por causa de un bicho microscópico.

Leer [+]
¡Marche preso!
Las cárceles imaginarias de Giambattista Piranesi
por Alejandro Feijóo

Las cárceles imaginarias de Piranesi atraviesan los siglos sin perder un ápice de su demencial modernidad.

Leer [+]
Pinta tu celda y...
Caravaggio + Schiele
por Javier Martínez

Son muchos los hilos que unen a los temporalmente distantes Caravaggio y Egon Schiele: el encierro, la genialidad, la irreverencia y la cantidad de enemigos que supieron forjar a lo largo de sus vidas.

Leer [+]
Lágrimas negras
RIP: Quino

La vida, la obra y el humor de Joaquín Salvador Lavado trascienden las fronteras de su maravillosa Mafalda y sus amigos. Se lo va a extrañar.

Leer [+]
Blanco sobre negro
Fotografía: Justina Soulas

Con la infancia en el iris de su ojo, la fotografía de Justina Soulas nos remite a la atemporalidad de las emociones y los instantes fugaces.

Leer [+]
Barrilete eterno
RIP: D10s

¿Para qué decir más de lo que ya se ha dicho si lo que estará siempre en nosotros será una gambeta mágica, una avivada, la cintura que se quiebra y esquiva? Hasta la victoria, siempre, Diego.

Leer [+]
Hecho a mano
Manuscrito

Entre los viejos papeles de donde afloran los manuscritos emergió este poema de Raúl Zurita, flamante Premio Reina Sofía de Poesía 2020.

Leer [+]
Negro profundo
Prefiere la noche
por Sebastián Cariola

El sueño de la soledad produce monstruos de laboratorio, con ojitos rojos saltarines y hambre de carne fresca.

Leer [+]
Abuelita dime tú
Un desastre
por Gabriel Tuñez

El pasado es ese fenómeno que sigue sucediendo aun cuando el tiempo haya indicado que ese tiempo ya pasó.

Leer [+]
Ego scribo
Poema sobre yo (para Natalia Coluccio)
por Nahuel Sánchez

Pero ahora que esto corrijo / —en nota al margen que todo margina— / Me pienso y me digo: / ¿Qué pasó, taca-taca? / Mucho Lamborghini y poca propiedad privada.

Leer [+]
Se armó la milonga
Las Tías de “La Gardenia”
por Daniel Pereyra

Los petiteros cometieron un error: se pusieron a prepotear en pleno bailongo sin reparar en el bravo sistema de defensa de las Tías de “La Gardenia”.

Leer [+]
Más vale pájaro en mano
Jaulas
por Leandro Alva

Poder elegir qué o a quién meter dentro de una jaula es un contrato poético.

Leer [+]
Todo el año es carnaval
Moqueca
por Leda Díaz

La mezcla de cocina y espiritualidad, tan propia de algunas regiones brasileñas, tiene en la moqueca a uno de sus exponentes más genuinos.

Leer [+]
Io t'ammazzo!
Banquete mafioso
por Jorge Yias

La mafia se sienta a la mesa y hace de la gastronomía el centro gravitatorio de sus actividades, incluso de las más extremas.

Leer [+]
Posta pulenta
Fatto in casa: polenta con bondiola
por Javier Martínez

Aunque impere la calor veraniega, recurrimos a la valentía de cada uno de ustedes para ponerse manos a la obra con este poema humeante hecho, como siempre, en casa.

Leer [+]
Tuco y pesto
RIP: Restaurante Pippo

Cerró sus puertas el mítico restaurante en cuyas mesas se sentaron tantos artistas que acaso solo lo fueron para poder degustar sus ravioles a la doble manteca.

Leer [+]
Fumate esa zanahoria
Alto guiso, Guinness
por Conejo Editor

Tenemos la avenida más no sé qué del mundo y el río más no sé cuánto. Pero con esos récords no hacemos nada. Con estos, recopilados por el Conejo más escritor del cosmos, tampoco. Pero al menos llenamos el buche.

Leer [+]