Sabores
« Nota anterior
Nota siguiente »
Moqueca
por Leda Díaz

La mezcla de cocina y espiritualidad, tan propia de algunas regiones brasileñas, tiene en la moqueca a uno de sus exponentes más genuinos.


Ele Pe-de-vento conhecer a uma mulher, noutros tempos,
cujo beijo tinha gosto de moqueca de camarão…

Jorge Amado

Os pastores da noite

 

Marialva cortó tomates, pimientos y ajos. Picó las cebollas y el cilantro.

Sobre los namorados raspó el cuchillo, el resplandor de las escamas le enturbió la mirada. Quitó las cabezas, cortó las colas.

Concentrada en cada paso, fue perdiendo noción del resto.

Era el último, lo miró a los ojos, pudo verse en el espejo de sus pupilas. Pasó la mano por la carne húmeda, firme. Ya no ofrecía resistencia.

Empuñó con más fuerza el cuchillo, y comenzó a trozarlos.

Moqueca.

Sintió caer una gota de sudor por su mejilla derecha, calor en la nuca, se pasó el antebrazo por la frente.

Pausadamente se tomó con las dos manos de la mesada, como buscando equilibrarse entera.

Y levantó la vista.

Detrás de la ventana el mar, y en el mar, una ventana.

Más allá de la brisa un muelle. Sus cuerpos al sol, las lenguas flojas, labios turgentes, besos con sal. Solo susurros como palabras.

Llegó la noche y Iemanjá con miles de cintas de colores abonó su feminidad.

La embadurnó con viento, cubrió su desnudez con algas y la rescató con redes.

Solo dejó el recuerdo infelizmente intacto.

Moqueca.

Marialva tomó su olla de barro con dignidad guerrera. Frotó una mano su fondo, comfirmó la textura imperfecta y la colocó sobre la hornalla.

Una imagen de Oxalá bendecía la ceremonia desde el estante de la alacena.

Ya estaba todo listo para comenzar la transubtancia.

Dendê y coco, indios y africanos, aportaron sus vapores.

Hervirla bien despacio, pide tiempo, nunca agua.

Su nariz honesta le confirmó el perfume, y su memoria precisa le recordó palabras: “Mientras huelas así, seré tu esclavo”.

Y se volvió a soñar.

Moqueca

 

La moqueca se elabora sobre todo con pescado, cebolla, pimientos, tomate y cilantro. Se prepara lentamente sin agregarle agua. Las principales variantes son la moqueca bahiana, originaria del estado de Bahia, y la moqueca capixaba, propia del estado de Espírito Santo.
Iemanjá es una deida femenina, madre de todos los Orixás (dioses). También se la conoce como “la reina del mar” y tiene el poder de unir a las familias.