Miradas
« Nota anterior
Nota siguiente »
Art brut: la marginación al poder
por Javier Martínez

Nacido en la semilla del encierro, el art brut traspasó los muros de prisiones e instituciones mentales para convertirse en una colección que disfruta del reconocimiento de quienes nunca pisaron prisiones e instituciones mentales.

En el mundo sacudido por los exterminios de la Segunda Guerra Mundial, y con la espada de Damocles en que se convertir√≠an las bombas at√≥micas lanzadas por EE. UU. sobre Jap√≥n, el artista franc√©s Jean Dubuffet acu√Ī√≥ un t√©rmino que definir√≠a no s√≥lo su inter√©s espec√≠fico en el arte, sino que le dar√≠a entidad, en tanto grupo de pertenencia, al arte forjado en los interiores de los asilos de ancianos, por los infantes, en los entremuros de las c√°rceles, en los loqueros. En ese mundo occidental por una guerra atroz, el art brut (arte bruto, arte en bruto) comenzaba a tomar consistencia y abrazar√≠a/acompa√Īar√≠a a otras clasificaciones para el arte no institucional (quiz√°s el m√°s conocido sea el arte na√Įve), el que se crea por fuera de las aceptaciones formales del Mercado o la Academia; el que no tiene instrucci√≥n y se escapa, entonces, de los m√°rgenes de la cultura oficial. Dubuffet hizo lo que hab√≠a que hacer: no s√≥lo bautiz√≥ a un movimiento que entonces comenz√≥ a serlo, sino que comenz√≥ una colecci√≥n de art brut que ser√≠a la primera en mostrarse al mundo dentro de la propia lengua de lo institucional: galer√≠a de arte y reconocimiento de p√ļblico, admiraci√≥n y ventas; valores que muchas veces no han sido bienes de intercambio v√°lidos para sus creadores; m√°s por los efectos mismos de los mundos marginales que por resistencia revolucionaria a la tentaci√≥n de la oferta y la demanda.

Outsider art (t√©rmino formalmente concebido un cuarto de siglo despu√©s de la piedra lanzada por Dubuffet), arte marginal, traducciones que dan cuenta del rodaje de una forma de hacer el arte que tiene mucho de primitivismo, de regreso a la fuente del arte de la que fluye el l√≠quido inasible que constituye lo que no se puede transmitir: el acto art√≠stico en s√≠ mismo. M√°s all√° de sus comienzos, el art brut expandi√≥ sus l√≠mites por fuera de lo pict√≥rico para abarcar muchas de las formas del arte: m√ļsica (que anticipa los sonidos industriales y noise), arquitectura, performances, esculturas. Y, en tanto marginal, impredecible, subversivo, a diferencia de otros movimientos, el art brut sigue dando buenos frutos, que van desde las pinturas del cineasta David Lynch hasta la inquietante circularidad de Yayoi Kusama. La mayor colecci√≥n digital de art brut es la Collection d‚Äôart brut, de la Vile de Laussane, cuyo sitio s√≥lo est√° disponible en ingl√©s o franc√©s pero que bien vale la pena visitar aunque no se manejen esas lenguas: https://www.artbrut.ch/